Conducción y visión


A lo largo de la época de verano es cuando se generan más viajes en las carreteras españolas. Para este verano, la DGT prevé ochenta y nueve millones de desplazamientos, cuarenta y tres con cinco millones de ellos se efectuarán a lo largo del mes de julio y cuarenta y cinco con cinco millones, en el mes de agosto. Por norma general, estos viajes son de largo recorrido: conforme una investigación efectuado por RACE y Goodyear, el treinta y cinco por ciento de los conductores del pasado año tenía previsto recorrer más de mil quilómetros en el viaje de ida y regreso de vacaciones.

Para hacer los desplazamientos de manera segura, es esencial repasar el estado del vehículo, conducir con cautela, hacer las paradas oportunas y, asimismo, repasar la vista de los conductores. Conforme un informe reciente del Instituto Oficial de Ópticos Optometristas de la Zona de Murcia (COORM), el cuarenta y seis por ciento de los automovilistas no examina su visión de forma anual, una circunstancia que aumenta el peligro de padecer accidentes de tráfico.

¿Quiénes deberían comprobar su visión ya antes de un viaje?

Todos y cada uno de los conductores deberían comprobar su visión ya antes de un viaje, en especial aquellos que tienen fallos refractivos o bien más de cincuenta y cinco años. Cuando se conduce, es esencial tener una buena agudeza visual (capacidad de distinguir con nitidez los detalles de los objetos), y, de ahí que, resulta conveniente examinarse la visión, por lo menos anualmente, para comprobar que la graduación de las lentes es conveniente y, asimismo, para revisar que las lentes no tienen daños que complican la visión.

Otros factores que influyen en la visión del conductor:

La agudeza visual no es la única circunstancia visual a tomar en consideración al volante. Cuando conducimos, nuestra visión se ve perjudicada por la velocidad, las condiciones de iluminación y las nosologías visuales (como las cataratas).

Velocidad. Cuanto mayor es la velocidad, menor es el campo visual. Cuando estamos parados mirando al frente, nuestro campo visual es de 180º mas, cuando vamos en turismo a más de cien km/h, nuestro campo visual se puede reducir hasta los 30º. Además de esto, si no se tiene una buena visión, se va a tardar más tiempo en interpretar las señales de tráfico y los carteles informativos.
Baja iluminación. La agudeza visual reduce a lo largo de la conducción nocturna hasta en un setenta por ciento . Si se conduce de noche y a gran velocidad, la agudeza visual se ve muy mermada.
Deslumbramientos. Los rayos del sol y los haces de luz procedentes de otros automóviles, forman las 2 primordiales fuentes de deslumbramiento al volante. Tal como advierten desde FUNSAVI (Fundación Salud Visual) “Conducir con el sol de frente al anochecer y al atardecer, con los reflejos en el asfalto mojado o bien con los destellos de la luz del mediodía sobre el capó de otros automóviles provoca, habitualmente, pérdida temporal de visión, acrecentando el peligro de accidentes de tráfico. Una gafa de sol homologada adquirida en un establecimiento sanitario de óptica bajo el consejo de un óptico optometrista, acrecentará la sensibilidad al contraste, reducirá el tiempo de adaptación a cambios bruscos de luz y reduce los deslumbramientos y todo esto repercutirá en una mayor seguridad a lo largo de la conducción. Para la conducción nocturna, los cristales deben contar con de un tratamiento antirreflejante de calidad para eludir los deslumbramientos debidos a las luces artificiales”.
Miopías y cataratas. Las personas miopes con muchas dioptrías y los mayores de cincuenta y cinco años que presentan comienzo de cataratas, deben tener singular cuidado al volante. Es posible sientan que ven bien mas sus capacidades visuales no están al cien por ciento , con lo que tienen un elevado peligro de padecer accidentes.
Lentillas. Si eres usuario de lentillas, es esencial que lleves en tus viajes unas lentes con la graduación actualizada, para poder llevar la visión a la perfección corregida en el caso de aparición de molestias como sequedad ocular y fatiga.
Consejos visuales en la carretera

Los especialistas del COORM han emitido este año una lista de consejos visuales para acrecentar la seguridad al volante ¡No te los pierdas!

Emplea lentes de sol para resguardarte de los rayos solares y los deslumbramientos
Si has sido operado con cirugía refractiva, evita conducir por la noche, en tanto que puedes tener inconvenientes de visión nocturna
Evita dentro de lo posible las situaciones que generen descompensación visual como el agobio, la fatiga o bien el cansancio
No aguardes a que caduque tu carnet de conducir para efectuar una revisión visual. Revísala de año en año
Si utilizas lentes graduadas, lleva siempre y en toda circunstancia unas de repuesto en el vehículo
Si bien tengas pocas dioptrías, no pienses que puedes conducir sin lentes. Tu seguridad y la del resto está en juego
Si tienes alguna perturbación o bien enfermedad ocular (cataratas, glaucoma…) aumenta la distancia de seguridad, reduce la velocidad y intenta no hacer viajes largos.
Evita conducir por la noche si tienes glaucoma y eres mayor de sesenta y cinco años o bien si sufres miopía o bien cataratas.
Tan esencial es hacer la Inspección Técnica de Vehículos del vehículo como repasar la visión. ¡Ya antes de hacer un viaje, visita a tu óptico!